Las energías convencionales son aquellas que se producen mediante la explotación de combustibles fósiles o utilizando recursos naturales limitados (gas natural, petróleo, madera, carbón). Este proceso de transformación de combustible a energía, puede ser físico, químico o bioquímico.

La producción convencional de energía es posiblemente la más económica. Debido al bajo costo que tiene su extracción y a su gran disponibilidad, aunque esta sea limitada. Esto representa un lucrativo negocio para los gobiernos de cada país, entrando a ser parte del PIB
(producto interno bruto), lo cual convierte la producción energética convencional en un rentable negocio y en la principal razón para ser el método de producción de electricidad más usado, ya que, aunque los métodos de producción alternativos representan un ahorro a largo plazo, no son muy rentables para los gobiernos.

Otra desventaja y tal vez la más importante de la producción energética convencional, es el daño al medio ambiente y a la capa de ozono. La quema de combustibles fósiles altera el clima y aporta de forma negativa al calentamiento global, generando gases de efecto invernadero Además de la gran cantidad de residuos que quedan luego de la producción.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *