La energía solar (esto es la energía radiante del sol recibida en la tierra), lejos de ser una alternativa ingenua y poco costeable, es una de las pocas opciones realistas cuya utilización no implica la destrucción del entorno. Entre sus ventajas se destacan principalmente su naturaleza inagotable, renovable y su utilización libre de polución.

La energía solar se transforma en la naturaleza en otras formas de energía, como biomasa y energía eólica, pero también se puede transformar a otras formas de energía como calor y electricidad, esta es una excelente solución, ya que es de fácil instalación y operación; además presenta larga vida útil y el costo de celdas solares cada vez es menor.

Además, “las condiciones para su desarrollo son óptimas: cada hora, el sol arroja sobre la Tierra más energía –en forma de luz y calor- de la suficiente para colmar las necesidades globales de un año completo. Necesidades energéticas que la radiación solar podría satisfacer 4.000 veces cada año, como evidencia acciona en su artículo sobre energía solar”.

La energía solar se recibe de manera natural en todo el globo terráqueo, y su utilización no implica la destrucción del entorno. Existen diferentes tecnologías para el aprovechamiento de la energía solar, algunas de ellas muy maduras y otras que siguen siendo temas de investigación y que podrían tener impactos muy importantes en el futuro.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *