El potencial de Colombia en energías alternativas

Colombia, por la composición de su industria y su economía, no se caracteriza por ser un desarrollador de tecnologías. Sin embargo, en los últimos 30 años ha logrado acopiar cierta experiencia en lo que a las tecnologías solar fotovoltáica y solar térmica se refiere. El país se encuentra entre los lugares del planeta con mayor nivel de radiación solar, sobre todo en la región Caribe y en los llanos orientales.

La situación también es favorable en La Guajira, en donde la velocidad del viento, corre a 9 metros por segundo. Al sur occidente del país, la situación también es favorable para la producción energética. Así mismo, las zonas volcánicas del país podrían ser foco para la explotación de energía fotovoltaica, debido a los elevados niveles de calor que se concentran bajo tierra en estas zonas.

El modelo de producción energética actual, requiere el uso de recursos naturales no renovables, como el agua y combustibles fósiles, lo cual, no garantiza una producción constante, ya que esta dependería de la disponibilidad de estos.

Actualmente, el 70 % de la electricidad del país, proviene de hidroeléctricas, las cuales siempre se ven afectadas por las constantes sequias y los fenómenos naturales que reducen el nivel de los afluentes. El 30% se produce en centrales termoeléctricas, las cuales generan electricidad mediante la quema de combustibles fósiles, lo cual, contribuye de manera negativa a contaminación del medio ambiente y el daño en la capa de ozono. Tan solo el 0,13% de la electricidad producida en Colombia, proviene de fuentes de energía renovable.