El futuro de la energía alternativa en Colombia

Por: Sebastián Benito

La tendencia de las políticas energéticas de los diferentes países ha sido aumentar gradualmente el suministro de energía renovable, elaborándose para ello una estrategia de desarrollo. En el caso colombiano, se deben integrar tres elementos esenciales: política, desarrollo de capacidad y desarrollo de proyectos.

En términos de política, se deben incluir el análisis de las barreras, la formulación de mecanismos para aliviar o eliminar estas barreras, metas de desarrollo y recursos apropiados, normatividad e incentivos fiscales. En cuanto a desarrollo de capacidad, se debe incluir el sector académico y firmas de ingeniería y las autoridades que formulan las políticas energéticas del país.

En términos de desarrollo de proyectos, la formulación de proyectos de pre-inversión, el desarrollo de proyectos (incluyendo nuevamente las firmas de ingeniería y los fabricantes y distribuidores de equipos), y el monitoreo y seguimiento de los mismos para evaluar los logros alcanzados.

Todo esto encaminado a beneficiar más colombianos y lograr una industria energética ambiental, social, eficiente, eficaz y económicamente sostenible en determinado plazo con el medio ambiental. Por lo que debería contar con más beneficios para las personas naturales o jurídicas que generen energía y que quieran proyectarse en energía sostenible en el país.